Festival de Dussehra: representaciones vivientes al aire libre del Ramayana

¿Te imaginas encontrarte al dios mono Hanuman o al dios Rama con su arco por la calle? Pues te puede pasar si viajas a India en este increíble festival que se celebra septiembre/octubre (dependiendo del año)


Publicado 21-04-2018




Dussehra significa "la derrota de Ravan",  el rey demonio de diez cabezas que secuestró a Sita, la esposa del diós Rama, y que éste liberó con la ayuda del dios mono Hanuman. Celebra el triunfo del bien sobre el mal y esa alegría y festejo se palpa en el ambiente. 

Se celebra el décimo día del mes de Ashwin según el calendario lunisolar hindú que corresponde a septiembre u octubre de nuestro calendario. Dura 11 días de celebración, aunque el último día es el más importante.

Lo que personalmente me resulta más atractivo son las representaciones teatrales al aire libre de la historia del Ramayana que se organizan en cada barrio. Crean recintos cerrados con preciosos escenarios, luces, música donde durante 11 días representan día tras día una escena que cuenta como el demonio Ravan (el ser más inteligente del planeta con 10 cabezas) queda prendado de Sita, la esposa del dios Rama, y la secuestra. La obra va contando las distintas situaciones por las que el dios pasa para recuperar a su amada con la ayuda del dios mono Hanuman. 

Cada barrio "compite" por que su representación sea la más ostentosa. Las familias más influyentes del lugar son las que pagan la representación. En la invitación y en los descansos de la representación se hace público el nombre de las familias participantes como signo de prestigio.

El último día es el más importante. Cuando Rama vence a Ravan disparando su arco. Lo intenta atravesando las 10 cabezas del demonio pero vuelven a brotarle. El hermano del demonio Ravan que, lucha a favor de Rama, le sugiere que dispare al obligo -su único punto débil- y así le vence. 

Al lado de la representación se monta una "falla" de Ravan, una gran estatua llena de petardos a la que se le prende fuego. Es el momento más álgido de la celebración. Los niños también piden por las casas algo de dinero y con ello crean sus versiones reducidas de Ravan.

Ese día, antes de la quema de la figura, los actores desfilan por las calles del barrio en carrozas con música y luces.

Además en los barrios se montan recintos feriales donde por las tardes las familias se acercan con los niños para montarles en las atracciones, comprarles máscaras y juguetes que representan a Rama, Hanuman, Sita o Ravan.

En los hogares también se hacen ofrendas en el templo familiar. En nuestra casta se planta un poco de trigo días antes y en Dussehra se hace una ceremonia en el hogar colocándolo detrás de las orejas.

Es un festival muy alegre que merece la pena experimentar en un viaje a India.

Consigue una entrada para poder ver las representaciones más de cerca (no se venden. Las familias que lo organizan lo reparten). Siempre hay una zona abierta al público pero es la parte más alejada.




Comentarios sobre festival dussehra viaje india:

Buscar en el blog